Artículos

En la Diversidad de los Cuerpos

Por Mauricio Bustamante 

Cada cuerpo es expresión única e individual, es materia diferenciada de otras materias,  posee sus propias palancas y directrices. Nos unimos, al concepto “cuerpo”, en tanto generalidades. Sabemos que poseemos una cabeza unida por la fragilidad de un cuello al tronco que a su vez tiene cuatro extensiones denominadas extremidades. Entendemos que al plegar esta unión de partes, y dándoles un sentido, nace el movimiento. Pero las partes que hacen la unión no poseen una matemática precisa, existen piernas más largas que otras, poseemos dorsos más o menos anchos, y así un sin número de ecuaciones que nunca calzan con la objetividad del cuerpo perfecto. La propia experiencia va desarrollando cicatrices a lo largo de nuestros músculos y ayuda a deformar la materia que ya a priori es deforme, belleza de deformidad. 

El  cuerpo es materia que tiene como propio fin el colapso con otros cuerpos, con otras materias con las cuales difiere en su forma. Los cuerpos son diferentes, no existe perfección en ellos solo diferencia, solo imperfección. Todos los cuerpos son deformes o bien todos los cuerpos son perfectos en tanto que jamás existirá un diseño acabado. Un cuerpo perfecto es solo un diseño cultural, una idea; no la realidad, no un cuerpo. 

Entonces los diferentes cuerpos en su diversidad de formas se encuentran en un diálogo constante donde no se pueden penetrar los unos a los otros, pero sí abrir un camino de entendimiento basado en la comunicación de los movimientos. Cuerpos que son materia densamente diferenciada y transformable buscando el diálogo con el mundo y con otros cuerpos, proceso mediante el cual las diferencias se acrecientan, pero así también surge la necesidad de encontrarnos pese a la diferencia, hallar el espacio para continuar desarrollando mi propia existencia en un diálogo con la diferencia y en pos de la diversidad. 

El cuerpo es por lo tanto un filtro semántico, un lenguaje que expresa mundo. Se nace con un cuerpo que ya en sus principios entrega información, nos arraiga a pieles que expresan geografías y culturas cada vez más desdibujadas. Cada cuerpo teje su propia historia y con ello desarrolla sus propios códigos lingüísticos, donde el abecedario corporal posee infinitas letras. El cuerpo es ante todo indefinible, es lenguaje en código salvaje, es el rechazo a los simbolismos preestablecidos (impuestos), es la revalorización de nuestra propia existencia libre, es hacer de nosotrxs algo que no fuimos en principio, es el sentido de autovaloración y emancipación arraigado en lo diferente. 

Existe una realidad prendida a lo orgánico, que se teje en un sin fin de posibilidades que devienen de las expresiones más variadas vinculadas con todo el movimiento de la vida, y con sus consecuencias.